Rumania

bandera de rumania

bandera de rumania

Introducción de Rumania:

viajes a Romania

Viajes a Rumania

Viajar a Rumanía que es

nuevo miembro de la UE, es como estar en algún lugar entre un eterno Halloween y la portada del disco de Led Zeppelin IV que tiene a un granjero llevando ramas en su espalda. Incluso en las ciudades de Rumania donde los autos Audis corren a través de carreteras con cámaras de control de velocidad, la vida de Rumania se define por su dulce corazón de País.

En Rumania prácticamente en todos lados usted detectará que hay carros tirados por caballos que cruzan los caminos pavimentados (a menudo llenos de posos) al igual que en las verdes montañas, más allá de almiares en forma de cono y los rebaños de ovejas – que rebotan como si a lo largo de los caminos fuesen extraterrestres. En Rumania está también todo el misticismo de Drácula. Muchos de los visitantes de Rumania, atraídos por espeluznantes cuentos, hacen viajes de día completo a los castillos de Transilvania y a bellas ciudades medievales como Saxon Sighişoara, donde al verdadero Drácula (Vlad Tepes) le crecieron sus primeros dientes.

Pero los visitantes de Rumania que se limiten al perseguir a los vampiros se perderán muchísimos sitios de interés turístico en Rumania. Por ejemplo la capital de Rumania Bucarest, tiene sus críticos, pero la mezcla de los grotescos monumentos comunistas y las lejanas catedrales escondidas a propósito hacen que Rumania sea un lugar fascinante para explorar. En Rumania, a lo largo de los Alpes de Transilvania (también conocidos como las montañas de los Cárpatos) hay excelentes lugares para practicar senderismo, ciclismo y esquí. Respecto al alojamiento en Rumania podemos decir que hay Casa Rurales, B&Bs y Hoteles que permiten a los huéspedes disfrutar un poco de la vida de pueblo, sobre todo en los paraísos bucólicos de Maramures y Bucovina del Sur, donde los cementerios y los monasterios están pintados, con mucha valentía, como cuadros de arte pop.
Moldova el país vecino de Rumania  es un lugar más difícil para visitar, pero igualmente es muy fascinante – está más lejos de unirse a la unión europea  que cuando cayó la Unión Soviética. Esto se debe a que en gran parte aún viven como si esto nunca hubiera ocurrido. El idioma Ruso se habla comúnmente aquí y su provincia renegada, Transnistria, sigue apoyando al gobierno comunista. Añadiendo unos días en esta deformación de tiempo de la Guerra Fría realice un viaje a la ruta de los vampiros de Rumania y a los centros de esquí de Alpes,  sin duda estos lugares de Rumania constituyen uno de los más interesantes y menos entendidos de Europa. Vaya de viaje a Rumania ahora, antes de que Rumania cambie.